Sofreír


El sofrito es una técnica de cocción que se basa en cocer los alimentos en un medio graso (aceite o mantequilla) y a fuego suave (entre 90 y 100 °C).

El objetivo es que el alimento suelte sus jugos debido a la acción del calor.

Al sofreír los alimentos quedan tostados y de un color oscuro, un indicativo de que ya están en su punto.

Esta técnica tiene muchas similitudes con el rehogado. La diferencia fundamental es que en el sofrito la cocción debe ser lenta y en el rehogado es más corta.

Aplicaciones

– Normalmente esta técnica se emplea para preparar hortalizas como paso previo a otra técnica de cocción. Por ejemplo, sofríes alimentos para incluirlos luego en una paella, donde posteriormente continúas cociéndolos.

– La aplicación más habitual es el sofrito de tomate y cebolla, una base clásica de nuestra cocina. También se puede añadir en él carnes y pescados.

Recuerda

– En esta técnica utilizamos sartenes poco profundas y una cantidad mínima de grasa (aceite o mantequilla).

– En el caso de utilizar mantequilla deberemos eliminar el exceso de agua calentándola primero y decantándola después.

© Copyright 2005-2016 Recetasdiarias.com Todos los derechos reservados.

Este sitio emplea cookies de terceros para prestar sus servicios, para personalizar anuncios y para analizar el tráfico. Si utilizas este sitio web, se sobreentiende que aceptas el uso de cookies. Entendido | Más información